La elegancia de la trenza de canela en Navidad

La elegancia de la trenza de canela en Navidad

La elegancia de la trenza de canela en Navidad

Una Receta de Navidad que da mucha presencia a tu mesa. La Estonian Kringle es ese toque de realce en desayunos y meriendas; es así como festejas con tus seres queridos, complaciéndolos con los sabores más divinos. Días de descanso y momentos para salir de la rutina, celebra la unión y a la alegría de estas fechas llenas de amor presentando en tus mesa lo más delicioso de estas hermosas celebraciones.

La Estonian Kringle es un dulce tradicional de los países ubicados al norte de Europa. Así es como su presencia en la mesa se convierte en un clásico navideño. Los sitios bálticos acostumbran a desayunar con este rico sabor. Un aspecto súper elegante, de aspecto estriado que parece que te quita mucho tiempo; al contrario, su elaboración es muy sencilla.

Al probarlo, certificarás que es una delicia y valió la pena su preparación, nunca quedaras mal al presentar esta receta en la mesa, además, si adornas tu comedor con un hermoso árbol de navidad, todo se verá resplandeciente. De textura fuerte, rellena abriochada y de corteza crujiente y exquisita al paladar. Así como es seguro que si los haces pequeños, seguro te comes dos.

Aparte de la receta con una preparación normal, te indicaremos como lo puedes hacer con un Thermomix, un robot muy bueno como ayudante en la cocina, facilita supremamente el amasado de cualquiera de estas preparaciones que lo requieran.

Ingredientes

Para es receta necesitamos ingredientes para la masa, para la glasa y para el relleno.

Para la masa:

30 gramos de azúcar glas

120 gr de leche.

30 gra de mantequilla a temperatura ambiente

15 gr de levadura fresca de panadero

1 yema de huevo

300 gr de harina de fuerza

1 pizca de sal

Para el relleno

50 gr de mantequilla a temperatura ambiente

60 gr de azúcar.

Dos cucharadas de canela molida

50 gr de frutos secos variados (nueces, pasas, avellanas, etc)

Para la glasa

50 gr de azúcar glas

20 gr de la clara de huevo sobrante

Preparación

El paso a paso de este excepcional dulce navideño es muy sencillo; tan sencillo como que empiezas con la masa, echando en un bol el azúcar glas, la leche templada junto a la levadura desleída con la mantequilla. Se mezcla con varillas, para darle otra tipo de homogeneidad. Por lo menos con el Termomix se echan todos los ingredientes en el vaso y se programa para batirlo por un minuto, a 37º a una velocidad 2.

Se incorpora a la mezcla anterior, la yema de huevo batida y si se esta preparando en el robot se mezcla por cuatro segundos, a velocidad 3.

Se añade la harina y la sal, batiendo hasta llegar a una masa blandita en un superficie enharinada se forma una bola. Así mismo, si lo hacemos en el Termomix, se amasa 2 minutos más a velocidad espigada, se forma una bola y se deja hasta llegar al doble de su volumen, bien tapada con un film de cocina o pañito, en un lugar templado, por una hora.

No olvides la ciencia del relleno

Vamos ahora con el relleno. Se junta la mantequilla en trocitos a temperatura ambiente, con las cucharadas de canela y el azúcar, se remueven con un tenedor hasta formar una pasta.

En el robot, colocamos todos los ingredientes y los mezclamos por 30 segundos a velocidad 3. Es momento de precalentar el horno a 180º.

Si al revisar la masa tapada, ya ha doblado su volumen, se extiende con un rodillo en una superficie previamente enharinada, se forma un rectángulo de por lo menos 40 o 50 centímetros.

Con un pincel de cocina, pincelamos toda la masa de canela, es ahí cuando le colocamos los frutos secos, las pasas machacadas y empezamos a enrollar hasta formar un cilindro por la parte más ancha.

Se luce en el horno

Ahora con un cuchillo bien afilado, se corta la masa a lo largo del cilindro, hasta dos centímetros antes del borde para que se una por ese lado y se pueda formar la trenzas, siempre mostrando la parte estriada. Para que luzca al hornearse.

Se cierran los extremos de la trenza de forma creativas, sellándola con unas gotas de agua. Luego se coloca en el horno por unos 25 o 20 minutos.

Al hacer el glaseado es necesario hacerlo en un bol con un tenedor envolviendo el azúcar glas con la clara de huevo hasta formar una glasa blanquecina. Con esta glasa se pincelara toda la trenza al salir del horno y se deja enfriar.

Acompañantes de la Estonia Kringler

La Estonia Kringler tiene un tiempo de preparación como de dos horas y es de mediana dificultad.

Para acompañar la Estonian Kringle o trenza de canela se puede acompañar con Nutella, frutas escarchadas o con un relleno salado. Ideal para comerlo junto a un café con leche y si decide dejarlo para el día siguiente, comprobarás que su sabor ha mejorado, acompáñalo con galletas suizas; la mesa se verá espectacular.

Al servirlo puedes amenizar tu reunión contándole a tus invitados que el ringle es un pastel abriochado, al que se le da forma de trenza y se finaliza en forma de corona. También puedes aclarar que no es una receta de Estonia sino de los países del norte o escandinavos. Puedes cerrar el relato diciéndoles que su nombre proviene de la palabra Kringla que en nórdico antiguo significa anillo o círculo. Se puede considerar como una versión escandinaba del Pretzle por su forma anudada o trenzada. Es costumbre verlo en las mesa de Navidad pero también en celebraciones especiales.

Hedith

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *